Se encuentra usted aquí

LENGUAJE MANUAL

El texto que a continuación se presenta es un fragmento de un libro titulado "Sordera", encontrado en la siguiente liga. http://html.rincondelvago.com/sordera_1.html

"LENGUAJE MANUAL
La Lengua de Signos, utilizada por las personas Sordas como vehículo de comunicación y participación, se define, como toda lengua, como un sistema de signos convencional con una estructura y unas reglas de combinación utilizado por una comunidad (las personas Sordas y sus familias y amigos) para comunicarse.

LENGUA DE SIGNOS COMO ELEMENTO DE COHESIÓN Y ADAPTACIÓN CREATIVA
La Comunidad Sorda va más allá de la consideración de la sordera simplemente como patología, reconociendo que las personas Sordas conforman una minoría lingüística y sociocultural donde la Lengua de Signos además de ser un elemento de cohesión y la principal sustancia de la Cultura Sorda, representa una adaptación creativa a una limitación sensorial, transformando los recursos existentes en potencial para la comunicación y el pleno desarrollo como persona.

Lo que en principio (partiendo de la pauta de normalidad biológica culturalmente establecida) es una limitación se convierte en una posibilidad gracias a la intervención creativa de la construcción y la producción cultural. Es más, consideramos que esta respuesta de carácter sociocultural y lingüística a un fenómeno biológico constituye una interesante aportación a la diversidad cultural de la especie humana.

Las personas con pérdida de la capacidad auditiva usan medios orales o manuales para la comunicación o una combinación de ambos. La comunicación oral incluye el lenguaje, lectura hablada y el uso de la capacidad de oído residual, la comunicación manual tiene que ver con los signos manuales y el alfabeto manual. La comunicación total, como método de instrucción es una combinación del método oral más los signos manuales y el alfabeto manual.

El lenguaje de signos (SL) se basa en gestos y reglas gramaticales que comparten puntos en común con el lenguaje escrito; los signos del SL son equivalentes a palabras con significado concreto y abstracto, los signos se ejecutan con una o las dos manos, que adoptan diferentes formas y movimientos. Las relaciones espaciales, las direcciones y la orientación de los movimientos de las manos, así como las expresiones faciales y los movimientos del cuerpo constituyen la gramática del lenguaje de signos

GENERALIDADES DEL LENGUAJE MANUAL:
Campo visual de las señas

El lenguaje manual se lee principalmente en la cara, sin embargo, el campo visual de las señas abarca de la cintura hacia arriba.

A este espacio, en el cual se ejecutan los ideogramas, se le llama campo visual; es la parte más clara del cuerpo y en ella el observador puede detectar un gran cúmulo de información; desde los gestos faciales, que expresan alegría, tristeza, enojo o satisfacción, hasta la posición del cuerpo, que manifiesta una actitud de reto, de comodidad o de entusiasmo, o los mismos movimientos de las manos, que pueden ayudar a expresar el significado exacto de las palabras que se desean transmitir.

Existen contadas excepciones para esta regla. Por ejemplo para las partes del cuerpo y ropa no es necesario inventar una seña especial, pues éstas se interpretan señalándolas directamente, aun cuando se encuentren fuera de este campo visual. Tal es el caso de los ideogramas correspondientes a rodilla, pierna, cadera, etc.

Sin embargo, por comodidad, se han creado señas especiales para partes del cuerpo que se encuentran alejadas del campo visual y que se mencionan con demasiada frecuencia, como es el caso del pie.

PARTES DE LA MANO QUE INTERVIENEN
Las partes de la mano que se usan con mas frecuencia en la ejecución del lenguaje manual son: los dedos pulgar, índice, medio, anular y meñique, las yemas y las puntas de los dedos, la palma y el dorso, así como la muñeca y la parte lateral de la mano.

REGLAS PARA LA INTERPRETACION DEL LENGUAJE MANUAL
En caso de ser maestro de un grupo de sordos o intérprete para los mismos, es necesario tomar en cuenta lo siguiente:

VESTIMENTA:
La ropa que se utiliza en el campo visual constituye el fondo para las señas, por lo que deben usarse colores obscuros y lisos, que contrasten con el color de la piel de las manos; esto ayudará a transmitir más claramente los movimientos que se ejecutan.

ARREGLO PERSONAL:
El arreglo personal debe ser discreto, deben evitarse, tanto como el uso de collares, aretes grandes, bufandas, mascadas, anillos, pulseras y corbatas, como el esmalte de uñas, pues esto distrae la atención del sordo. Sin embargo, es recomendable pintarse los labios, ya que esto ayuda al sordo en la lectura labiofacial.

EJECUCION:
El lenguaje manual debe ser ejecutado con claridad, firmeza y respeto. La fuerza del lenguaje manual, depende de las personas que realizan las señas frente a los sordos.

La ejecución del lenguaje manual debe ser apoyada por la modulación de las palabras con los labios, por lo que, debe evitarse el mascar chicle, fumar y comer, cuando se realiza la ejecución frente al sordo.

CARACTERÍSTICAS
Utilizan el canal visual y gestual frente a las lenguas orales que utilizan el canal auditivo y oral.

Las manos, los brazos, el tronco y el rostro son los órganos de articulación de esta lengua viso-gestual.

La palabra o unidad mínima con sentido es el signo.

Los signos de las lenguas de signos están articulados; dicha articulación está constituida por siete parámetros formacionales:

La configuración o forma que adoptan las manos.

El movimiento que realizan.

La orientación que adoptan.

El punto de contacto con el cuerpo.

El lugar de articulación del signo lingüístico.

El plano en el que se coloca el signo.

Los componentes no manuales, tales como la expresión facial.

Como en cualquier otra lengua no se distingue tan sólo la dimensión fonológica, sino que también se diferencian la dimensión morfosintáctica (el uso específico del espacio y la simultaneidad a la hora de signar), la dimensión semántica (presente en cada una de las abstracciones que los usuarios representan signando) y el uso o pragmática del lenguaje (encontramos que las lenguas de signos son igualmente válidas, tanto si lo que se pretende transmitir son conocimientos como expresar poesía, exhortar o deleitar).

La investigación lingüística sobre las lenguas de signos está viviendo un auge vertiginoso en los últimos tiempos, ante el acuerdo entre los diferentes países de cuidar la diversidad lingüística del mundo.

A pesar de todas las investigaciones que se han realizado, aún prevalecen prejuicios sociales y lingüísticos que distorsionan la realidad de las Lenguas de Signos.

La Lengua de Signos no es mimo ni pantomima. Si bien es cierto que los órganos articuladores son las manos, además de otras partes del cuerpo y que estas lenguas comportan ciertos rasgos miméticos, no significa esto, que se trate de simples representaciones miméticas. A través del mimo, los mensajes son limitados, no se presentan articulados y no tiene cabida la arbitrariedad que se da en las lenguas signadas.

Las Lenguas de Signos no son sistemas artificiales de comunicación ni aumentativos de las lenguas orales. A menudo, las Lenguas de Signos se confunden con sistemas artificiales de comunicación que se han venido utilizando en la educación del niño Sordo para el aprendizaje de la lengua oral.

La Palabra Complementada, sistema silábico que a través de distintas configuraciones o formas de una mano y estableciendo tres localizaciones distintas, consigue una representación visual de los fonemas del habla.

El Sistema Bimodal, en el que a cada una de las unidades léxicas de la cadena hablada se le introduce un signo procedente de la Lengua de Signos; cuando no existe un signo específico se utiliza la representación dactilológica, como es el caso de los artículo.

Por otra parte, son muchas las personas que aún piensan que las Lenguas de Signos consisten en deletrear las palabras de las lenguas orales utilizando el alfabeto dactilológico (representación del alfabeto de las lenguas orales mediante la forma o configuración de la mano). Este sistema es utilizado por las Comunidades de Sordos en contextos muy restringidos, tal es el caso de los nombres propios que no son significativos entre sus usuarios y cuando aún no han creado por convención un signo que represente un determinado concepto.

Estos sistemas de comunicación, como el Sistema Bimodal o la Palabra Complementada presentan dos diferencias muy significativas con respecto a las Lenguas de Signos: su linealidad frente a la simultaneidad y la inexistencia de las expresiones faciales y corporales que en las Lenguas de Signos tienen valor distintivo.

La Lengua de Signos no es universal. Es un error muy extendido el considerar que existe una única lengua de signos común a todos los países. Es curioso que nadie se pregunte por qué en cada país existe una lengua oral y sí por qué existe una lengua signada. Cualquier lengua, ya sea oral o signada, surge por las necesidades que los seres humanos tienen de comunicarse; son las distintas comunidades de usuarios los que van creando estos sistemas a lo largo de su historia.

La Lengua de Signos es la lengua propia y natural de las personas Sordas. La que facilita el acceso total a la información y participación social."